La magia de las joyas de novias

Tienes el vestido más bonito del mundo, ahora necesitamos combinarlo con los accesorios que sinteticen la personalidad de la novia, es importante dedicarle tiempo su papel es fundamental y lo bueno es que hay para todos los gustos, perlas para poner un punto clásico y romántico, diamantes y zafiros que brillen con fuerza sobre piezas vintage, pulseras en oro blanco con diamantes y esmeraldas, diademas de plata y perlas, broches con cristales…

Es importante haber escogido el vestido antes, por ejemplo si el escote es de forma corazón puedes optar por joyas más vistosas que si es cerrado.

Independientemente del gusto de la novia por este tipo de joyas, si la boda va a ser en un lugar abierto como un jardín, una joya sencilla le quedará mejor, pero si es un lugar cerrado, la creatividad en algo más llamativo será todo un acierto, hay hacer caso al dicho de “menos es más” es toda una declaración de intenciones, pero ante todo está el gusto de la novia y el sentirse ella misma, lo que crees prohibido nos puede sorprender a todos gratamente.

Respecto a los pendientes estos se convierten en una joya de uso obligado ya que aportan luz al rostro de la novia, no caer un unos excesivamente cargados si el vestido también lo es, pero si el vestido es sencillo o bien escoges unos pendientes mínimal, o unos muy originales y cargados para darle ese toque moderno y diferenciador a tu look. Si tu vestido es blanco puro o crudo elegir joyas en tonos plateados o diamantes es una buena elección, o si es en tono marfil o champagne, las joyas en todos dorados le favorecerán más.

Si vas a llevar tocado aquí si es importante que los pendientes sean discretos y el tocado tenga todo el protagonismo, si vas a llevar una cola o un moño francés ponte unos pendientes preciosos llenos de luz.

La magia de estas joyas es: que te acompañarán para siempre…